Devoluciones

Devolución de productos en la tienda online Las Cosas de Gina

Deseamos que tu compra sea de tu total agrado. Si así no fuese y consideras necesario realizar la devolución de algún artículo, te rogamos que leas atentamente las condiciones siguientes:

El plazo para realizar cualquier tipo de cambio o devolución será de 15 días naturales desde su recepción.

Para realizar cualquier tipo de devolución, te rogamos te pongas en contacto con nosotros llamando al teléfono 645303946, a través de la página contactar o directamente desde tu cuenta. De este modo encontraremos la mejor y más rápida solución para tu caso.

Ir a la página Contactar

 

Ir a la página Mi cuenta

Las Cosas de Gina se hace responsable de los artículos enviados que estén defectuosos o rotos (no está incluido en este concepto las roturas debidas al uso, al desgaste,a golpes o a manipulaciones indebidas), en este caso se realizará el reembolso al cliente por los gastos de devolución de los artículos defectuosos y se ofrecerá la opción al cliente de si desea que se le reenvíe otra vez el producto o si por lo contrario desea el retorno del importe del producto.

Los gastos de envío derivados de la devolución de artículos adquiridos en nuestra empresa, variará según el concepto. Si el producto está defectuoso como consecuencia de una anomalía durante el proceso de fabricación, Las Cosas de Gina correrá con los gastos. Si el artículo no es del agrado del cliente, desea cambiarlo por otro producto diferente o prefiere la devolución del dinero, los gastos de envío correrán a cargo del cliente.

En caso de producto defectuoso, se procederá con una de las siguientes soluciones, según corresponda, según lo dispuesto en el artículo 118 del Texto Refundido de la Ley general para la defensa de los consumidores y usuarios (TRLGDCU): “El consumidor y usuario tiene derecho a la reparación del producto, a su sustitución, a la rebaja del precio o a la resolución del contrato, […]”. Tanto la reparación como la sustitución, son gratuitas para el consumidor, según recoge el artículo 120 de la misma Ley: “La reparación y la sustitución se ajustarán a las siguientes reglas: a) Serán gratuitas para el consumidor y usuario. Dicha gratuidad comprenderá los gastos necesarios realizados para subsanar la falta de conformidad de los productos con el contrato, especialmente los gastos de envío, así como los costes relacionados con la mano de obra y los materiales.” Por su parte, el Artículo 123 del Texto Refundido de la Ley general para la defensa de los consumidores y usuarios (TRLGDCU) reconoce que: “El vendedor responde de las faltas de conformidad que se manifiesten en un plazo de dos años desde la entrega”. Asimismo, el apartado 5 del artículo 123 reconoce que: “El consumidor y usuario deberá informar al vendedor de la falta de conformidad en el plazo de dos meses desde que tuvo conocimiento de ella”.

Derecho de desistimiento: La presente Ley tiene por objeto la incorporación al Derecho español de la Directiva del Consejo de las Comunidades Europeas 85/577, de 20 de diciembre, referente a la protección de los consumidores en el caso de contratos negociados fuera de los establecimientos mercantiles. La Directiva establece un conjunto de medidas de protección al consumidor por entender que en los contratos que se celebren fuera del establecimiento del comerciante, concurren circunstancias de iniciativa de éste y de imposibilidad de comparación de la calidad y el precio de la oferta que pueden determinar la existencia de prácticas comerciales abusivas. La norma de transposición tiene rango de Ley dado que en ella se establecen preceptos que afectan y modulan el régimen del perfeccionamiento y de la eficacia de los contratos, materias estas que aparecen reguladas en el Código Civil. La Ley, de acuerdo con el contenido de la Directiva, define los supuestos contractuales en los que concurren las circunstancias que justifican la protección que el texto legal establece. Dicha protección se articula, por un lado, mediante la exigencia formal de la documentación del contrato o de la oferta contractual con la consecuencia obligada de reconocer al consumidor acción para anular los contratos que se celebren obviando dicho requisito y, por otro, mediante el reconocimiento del derecho del consumidor a revocar el consentimiento prestado.